Una crónica del P. Mariano Irureta.

El sábado 3 de octubre en una hermosa ceremonia celebrada en la Iglesia del Espíritu Santo, junto al Santuario de Bellavista, Mons. Francisco Pistilli, ISch, Obispo de Encarnación, Paraguay, acompañado por Mons. Manuel Camilo Vial, ISch, Obispo Emérito de Temuco y de Mons. Pedro Ossandón, Obispo Auxiliar de Santiago, ordenó sacerdotes a Gonzalo Illanes y a Felipe Pérez, ambos del curso "Dilectio Patris". Para Mons. Francisco Pistilli fue la primera ordenación sacerdotal desde que fue consagrado Obispo el pasado mes de diciembre. Era una celebración especial, ya que Gonzalo y Felipe habían sido sus novicios en Tuparenda (2006 - 2008).
Durante la semana los Ordenandos tuvieron su retiro de preparación a la ordenación en la Casa Provincial (Bellavista, Santiago de Chile), predicado por el P. Manuel José Rodríguez. Ayer viernes dieron término a estos días, sellando la Alianza de Amor con el Espíritu Santo en el Santuario de Bellavista.
Como viene siendo tradición, comenzamos la ceremonia a las 10.30 hs en la capilla de la Casa Provincial. Además de los padres de la Provincia que viven en Chile y de los seminaristas del Colegio Mayor, nos acompañaban sus hermanos de curso, los diáconos Júlio Afonso (Brasil) y Juan LeVraux (Argentina), que en las próximas semanas serán ordenados sacerdotes. También nos acompañaban el P. Raúl Espina, miembro de la Dirección General del Instituo, que recién había llegado de Paraguay de su visita al Noviciado; el P. José Luis Zabala, nuevo miembro de la Dirección General, antes de partir a Alemania.

El inicio de la celebración

Luego que el maestro de ceremonias, Joaquín Lobos, diera las explicaciones litúrgicas correspondientes, nos dirigimos en procesión a la Iglesia del Espíritu Santo. La primera estación fue en el Cementerio de los Padres, donde agradecieron la entrega y herencia de los primeros, para enseguida continuar al Santuario Cenáculo, donde como Curso renovaron su Alianza. A las 11: 00 hs, acompañados por el canto del coro del Colegio Mayor se entraba en la Iglesia. Se respiraba como siempre un gran ambiente de alegría y de agradecimiento por el momento que íbamos a vivir.
Nos acompañaban los familiares de los ordenandos. Además estaban presentes numerosas delegaciones, de donde trabajan, -y trabajaron- nuestros hermanos, especialmente de las parroquias de Carrascal y de San Cayetano (La Legua), donde han realizado su práctica parroquial. Es una oportunidad para agradecer a las familias y a todo el pueblo fiel, su fidelidad y compañía durante tantos años; como también el cariño, confianza y afecto que le guardan a nuestra Familia de Sión.

Primera ordenación sacerdotal presidida por Mons. Francisco Pistilli.

aMons. Francisco Pistilli condujo la ceremonia con una gran serenidad, paz y humor. No se notaba que era su primera ordenación. Al comienzo de sus palabras dejó en claro el profundo vínculo que lo unía a los candidatos:
"No voy a decir que estoy aquí por ustedes, sería muy pomposo. Quiero decir que estoy aquí gracias a ustedes: crecí con ustedes (...). Con el curso de ustedes comencé a rezar mas conscientemente el salmo 86 (...). Con ustedes aprendí lo que nuestro Padre Fundador dice, respecto de conocer quienes somos de verdad, ser humanos primero y que para alcanzar la santidad hay que amar la humanidad. (...). Hoy hay una certeza más firme, han descubierto y creen que son dilectos, amados hijos. Y que Dios y la Mater los quieren así como son y los quiere para algo mucho mayor que ustedes y que todos nosotros".
En medio de la Homilía, haciendo referencia a su lema de ordenación: "Ámense los unos a los otros como Yo los he amado", les dijo que el distintivo del amor es amar como Él:
"El camino del discípulo es vivir en el amor de Cristo, con Cristo, no con ideas "yo". No se pongan ustedes de ejemplo. No se dejen seducir y engañar por la fantasía narcisista del que piensa que es mejor que el otro. Esta es la verdadera aventura misionera del cristiano. Mostrar al que pasó por mi y me liberó de mi. Sólo una persona pudo y puede hacer esto con prontitud: María de Nazareth. Ella lo hace parecer fácil: Fíat.... Para nosotros esta felicidad y plenitud es un proceso. Hasta que hagamos lo que El nos diga".
bY luego continuó profundizando sobre el examen del amor:"En la vida del discípulo no faltan los desafíos. Pero el primero es siempre la prueba del amor. Me refiero a la prueba de Pedro. Tres preguntas tiene el examen. Muchas veces debemos rendir este examen: ¿Me amas en el apogeo del éxito?, ¿Me amas en la anodina rutina de cada día?, ¿Me amas en la cruz, en el sumidero de nuestras miserias y fracasos?. La respuesta correcta es solamente una. Y por esa respuesta viene el regalo y el compromiso de la mayor confianza. Cuida de mis ovejas, de mi rebaño, el que yo rescaté y reuní. Enséñales, sánalos y santifícalos, condúcelos".
Concluyó sus palabras dándoles algunos consejos, que son valiosos, no sólo para Gonzalo y Felipe, sino que también para todos nosotros en esta hora:
"¿Quieren que otros descubran su vocación?: Mantengan ese corazón bueno y ese espíritu valiente.
¿Quieren ser buenos sacerdotes?: Manténganse humildes.
¿Quieren ser santos sacerdotes?: Den testimonio de la felicidad que llena sus corazones y hace que desborden en la misericordia. Compartan vuestra felicidad en la caridad de un corazón lleno dispuesto a darse y a jugarse por la misericordia. Cuanto bien hace un gesto de misericordia, mucho más que mil perfecciones.
Nunca olviden por qué hoy están aquí..."

Gratitud de los nuevos sacerdotes.

Antes de la bendición final el Padre Gonzalo Illanes, en nombre propio y del Padre Felipe Pérez dirigió unas emotivas palabras de agradecimiento, donde quedó expresada la gratitud de ambos por la fidelidad de tantos que los han acompañado durante este camino. Luego de la celebración eucarística, acompañamos a nuestros hermanos al Santuario, donde consagraron su sacerdocio a la Madre Tres Veces Admirable de Schoenstatt.
Pasadas las 14. 00 hs, luego de los saludos y felicitaciones que recibieron nuestros hermanos, nos congregamos a almorzar en un ambiente de fiesta en la Casa de Formación, donde pudimos ir decantando el regalo del que habíamos sido testigos.
El domingo 4 de octubre, el P. Felipe Pérez celebrará su primera misa en la Parroquia Nuestra Señora de los Dolores (Carrascal) y el P. Gonzalo Illanes en la Parroquia San Cayetano (La Legua). En ambas celebraciones serán acompañados por sacerdotes y seminaristas.

Más fotografías de la Ordenación

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *